El hambre reinó en las Fiestas de la Opulencia: Crónicas de Navidad

el hambreLas navidades del 2013 pasarán a la historia como las fiestas del hambre, que no como los Juegos. Infinidad de medios de comunicación  se han hecho eco de las iniciativas solidarias y el colapso de los comedores sociales mientras algunos esquiaban tranquilamente o se preocupaban de pintar al Rey Baltasar de negro para la Cabalgata porque parece que  no tenemos concejales availables de raza negra.

Mientras el langostino ocupaba enormes stands de los supermercados y el cochinillo se vendía a razón de 90 pavos la pieza, otros no sabían cómo hacer para que sus hijos en vacaciones pudiesen acudir al comedor cuando el colegio está cerrado, porque no comen otra cosa que lo que en el comedor escolar les den. La tele nos ofreció a esa Monserrat Caballé con los ojos achinados, a punto de echarse a llorar, y una Chus Lampreave orgullosa del ser español como sinónimo de chorizos, que curiosamente se administran con capital chino y mejicano. Dejando de lado la publicidad han sido unas curiosas fiestas en las que parece que se ha ido perdiendo el miedo y la gente ha vuelto a gastar, quizás porque ya nos preguntamos hasta cuándo se va a extender esta situación. ¿Tiene sentido pensar en ahorrar (el que pueda), si al final, como dicen algunos expertos el asunto del paro no ser resolverá hasta 2033? Gastemos una media de 150 euros en los Reyes pues. Vaya, vaya, veinte añitos para la recuperación laboral significan que presumiblemente, muchos se irán del país (lo quiera la marca de choricillo o no), crecerá el número de jubilados para tocar las narices en sus labores de asesoramiento a los escasos obreros que trabajen en obras de construcción. El futuro… como decían en la película, el futuro.

El futuro que no tenemos, es ya una realidad, mientras en las calles comerciales muchos se tenían que abrir paso a empujones, el padre Angel pedía en La Sexta noche que nos acordásemos de los abuelos que pasaban el día de Reyes solos en la residencia. Cruz Roja pedía juguetes para los niños que no iban a tener y en numerosas iglesias y comedores sociales se engalanaban para poder acoger comidas de Navidad para aquellos que no pueden. Después se sucedieron en numerosas tertulias televisivas las preguntan que apuntalan la teoría de que vivimos en país solidario, cosa que es cierta a juzgar por las campañas puestas en marcha periódicamente… aunque nada sea suficiente.

Y esto no es suficiente porque hace falta mucho más, hacen falta soluciones y no se puede dejar a la solidaridad y la caridad la solución del problema. Hacer feliz a la gente que lo necesita un día señalado no es algo que yo vaya a criticar, pese a que está claro que no soluciona el problema,  admiro a todos esos voluntarios que han puesto su tiempo y mucho más  para recoger y hacer llegar al que lo necesita juguetes, la cena o comida de Navidad, porque además esos mismos voluntarios son los que tratan de poner cada día un plato de comida en la mesa de aquellos que no pueden. Ellos han sido héroes de ese espíritu navideño que no han sido capaz de ofrecer las campañas de marketing más ambiciosamente navideñas. Curiosamente también he leído noticias en las que las fuerzas de seguridad han intervenido en recogidas de alimentos y otras iniciativas solidarias despertando mi estupor y sorpresa… ¿acaso algunos  políticos que han celebrado estas fiestas poniendo en relieve su enorme sentido del católico deber, se han sentido amenazados por las recogidas de alimentos? Cada día entiendo menos este mundo, ¿a ti no te pasa que no entiendes nada?

Querida Alcaldesa: Quiero ser su músico callejero

selma payasaQuerida Alcaldesa:

Quiero postular como músico callejero para su ciudad. Qué gran idea hacer pruebas a todos los músicos que tocarán en la Villa,  a lo Operación Triunfo. Espero que encuentre a su Bisbal y que lleve el nombre del Ayuntamiento por aquellas tierras de Miami, luciendo con orgullo a su maravillosa mecenas. He buscado información al respecto de cómo sería la audición, qué cosas validarían a un candidato, si es necesario haber acabado el Conservatorio Superior, si hay que tener un estilo predefinido, o ser ya tan famosa para estar de jurado en algún reality show y he descubierto que me lo juego todo en cinco minutos.

¡Ay! ¡Qué nervios tengo,alcaldesa!, me he puesto un poco histérica y es que, desde que no me pude presentar al Casting de OT porque desgraciadamente, (ahora tendría que decir, afortunadamente),  trabajaba unas 12 horas diarias vendiendo camisetas, no había vuelto a tener una oportunidad como ésta para encontrar el modo de ser lo que siempre soñé. Por ello le agradezco enormemente que haya puesto en marcha esta iniciativa.

No sé si podré superar la prueba porque el nivel  de los músicos que veía en las calles de Madrid cuando salía de la tienda donde trabajaba en Preciados, era muy alto. Grandes virtuosos de Conservatorio me deleitaban frecuentemente cuando tenía que ir a por un sandwich rápido a comer, músicos de Jazz, que me hacían llegar a veces tarde porque no podía dejar de escucharlos para volver a la tienda. 12 años de Conservatorio es algo con lo que no puedo competir, pero como todo está tan mal, seguro que muchos serán mis contrincantes, cuando podrían estar tocando en una sinfónica, pero como todo está tan mal… Cómo se echa de menos a esos músicos en la calle, ya veo que es una romántica como yo y que también lo echa de menos,  por eso ha puesto en marcha este casting.

Creo en el fondo, que tengo pocas opciones ante semejante despliegue artístico pues no pisé nunca una escuela de música, eso sí, aprendí a tocar los cuatro acordes que me sé en el internado de monjas, espero que me dé puntos. Mis compañeras me pedían una y otra vez aquella de Madre anoche en las trincheras y me hice experta en Villancicos porque se hacía un concurso todos los años y  mi clase ganó tres. Confieso que prefería cantar otras cosas, pero no hablemos del pasado, que todos tenemos uno y es algo que nos marca tanto que bastante tenemos con llevarlo para toda la vida.  Hablemos de futuro alcaldesa.

Quiero ser su músico callejero porque creo que puedo aportar a la ciudad un poquito de entertainment para los turistas , a mí también me gusta mezclar idiomas, como hacen en EEUU los latinos.  Aunque de joven quería cantar como los rockeros, al final me reformé el día que empecé a trabajar en una tienda de ropa y descubrí los tacones, los vestidos, el estilo y la canción ligera, que creo que es lo que yo hago.

Como estamos en las fechas que estamos, voy a escribir mi carta de reyes, porque  los Reyes son más españoles que Santa y yo soy muy de aquí, una mujer española como usted y como sé que le encanta esta época de luces doradas, adornos rojos, bolas, árboles, muñecos de nieve y Belenes vivientes, le pido a los Reyes que me de una oportunidad, para ello le adelanto que me voy a postular con mi humilde Villancico, deseando, eso sí, mucha suerte a los otros músicos que participan en el Casting y una muy, muy  FELIZ NAVIDAD.