El mea culpa de una huelga de hambre

HUELGA DE HAMBREQUERIDOS
Jorge… 40 días
Alex… 32 días
Gisela… 36 días
Alejandro… 35 días
Juanma… 21 días
Frank… 21 días
Juanito… 12 días
José Luis… 12 días
Javier.. 8 días
y el resto de personas que continúan o han hecho huelga de hambre por #motivosdetodos:

Habéis regalado un número finito de días a la población de este país y por ello muchos queremos DAROS LAS GRACIAS, al resto o le ha pasado inadvertido, o no se han enterado, o hemos agachado la cabeza, o simplemente no podíamos realizar la misma gesta, aunque en palabras de Jorge, no se trataba de hacer lo mismo si no de luchar.

Algunos hemos querido tratar de dar ánimos desde la distancia, entendiendo, compartiendo vuestros motivos que son los nuestros también e incluso os hemos erigido en altavoces de todos, pero no hemos estado allí. No hemos reclamado excepto en Twitter y nuestros blogs que se os prestase una mayor atención a los medios de comunicación, pero hubo grandes y mediáticos temas que os pusieron en un segundo plano informativo, la huelga de basuras, lo de Canal 9, la Lomce, la doctrina Parot y el más de lo mismo de ERES, Barcenas, Gurteles y bla, bla, bla.

Lo vuestro ha sido un David contra un Goliath que ya tenía en negro sobre blanco la cuestión de la seguridad ciudadana, además de todo lo que va a justificar la huelga de limpieza en Madrid para meter mano a eso a lo que muchos le tenían muchas ganas, el derecho a la huelga.
Habéis sido esos Davices hambrientos que han reclamado con sueño, frío y hambre la necesidad de un reinicio gubernamental que a ese Gobierno no le ha dado ni frío ni calor, vamos, no he visto a ningún periodista siquiera preguntar a un diputado sobre ello, no sé si lo han hecho, pero no lo he visto. Ahora es un mal momento para reclamar la atención de los medios, ni siquiera del Intermedio, con todo lo que tienen con los políticos, no tienen tiempo material de meterse en otras cosas. Lo mismo le pasa a Salvados, pero a alguno sí nos hubiera gustado una alusión de Wyoming, (que no sé si con la presentación de su libro ha llegado a hacerla), al que, por su condición de figura pública que debe su fama de los últimos años a expresarse con meridiana claridad, que diría el presidente, le exigimos que se comprometa con toda causa, aunque insiste en su condición de afortunado que no quiere renunciar a ello. Todo porque desde su tribuna en el Intermedio se ha convertido en alguien importante porque lo que dice incomoda en exceso a la casta política, cosa que es de agradecerle a él y al equipo del Intermedio, al igual que sucede con Salvados. Al hilo de los medios, yo sí he echado de menos una pregunta en los pasillos del Congreso sobre esas personas que estaban sin comer en la puerta del Sol y en otros lugares de la geografía.
Durante el tiempo que habéis llevado a cabo esta huelga de hambre a veces he pensado qué hubiera pasado si se hubieran puesto muchas más personas en huelga de hambre, si la Puerta del Sol estuviese alfombrada de personas en Huelga de Hambre. Obviamente los medios extranjeros quizás hubiera hecho un mayor hincapié en la causa de un acto tan radical, cosa que parece hace reaccionar a los que toman decisiones como ha sucedido con la huelga de limpieza. Lo cierto es que la vuestra era una reivindicación más arriesgada y el resto hemos sido indignados de boquilla, muchos de acuerdo con vosotros, muchos queriendo hacer algo, muchos esperando no se sabe muy bien qué y algunos incansables tratando de dar apoyo que se han acercado por allí y han estado a vuestro lado.

Ell mundo sigue, las leyes que se aproximan nos ponen contra las cuerdas, vosotros habéis empezado a comer y comienza a hablarse del próximo mundial que hará olvidar algunas de las cosas que no deberíamos olvidar. Pero también ocurre que estamos más que hartos, como decía la famosa frase de la peli, de tantas malas noticias, son ya 5 años de crisis de mal en peor y encontrar un equilibrio entre la felicidad, la realidad y la supervivencia se torna difícil, no en vano se ha duplicado el consumo de ansiolíticos en los 10 últimos años. Yo sin ir más lejos, siento en ocasiones que no aguanto más noticias, más tertulias y a ciertos tertulianos que hoy son estrellas. Admiro gestas como la vuestra y las de otros a lo largo y ancho de este mundo, personas que deciden ponerse en peligro de una u otra forma por el bien común, porque son más valientes que yo y la heroicidad vende, tanto que “el viaje del héroe” es asignatura obligada en la novela o el guión de ficción. Al final del día me pregunto, ¿qué puedo hacer?, ¿no estoy haciendo nada?, ¿por qué estamos paralizados? Porque, aprendida en parte esta lección sólo quiero felicidad, y ver felicidad a mi alrededor, no hambre,  no gente buscando en la basura, esperando que cierre el súper para ir a ver qué tiran. No quiero ver más hambre a mi alrededor, no quiero ver esa tristeza, no quiero sentir como se escudan en qué vivimos una vez por encima de nuestras posibilidades y esto sólo es una consecuencia que parecen no entender como un sádico castigo a la población cuando hay niños que sólo hacen una comida al día, o una madre tiene que explicar a su hijo que el bocadillo es mágico como el anuncio. Es una especie de bucle en que a veces hasta me siento culpable porque no me encuentro en una situación tan desfavorecida al resto ya que en 2007, viendo lo que se avecinaba, me quité el hipotecón vendiendo mi casa para no tener ese yugo sobre mi cabeza. Me siento culpable porque no puedo ayudar más y siento que necesito hacer algo aunque me sienta paralizada.

He escrito varias veces sobre el miedo, pero me pregunto una vez más ¿miedo a qué? No se puede culpar a la gente que no se atreve a dar un paso al frente por miedo a perder su trabajo, su casa, o lo que sea, cosa que muchos que se han colgado el cartel de revolucionarios hacen, al menos yo no, aunque opine que aferrarse a sus casas, trabajo y cosas materiales sólo es algo que pueden perder en cualquier momento, de ahí el miedo cuando cada vez hay más gente que no tiene nada que perder y eso es, desgraciadamente, una puerta a la libertad. Ni siquiera se puede culpar a aquellos pobres curritos que justifican el discurso de que era irremediable hacer todo lo que se está haciendo pues la verdad hoy es muy distinta según el cristal con el que te la cuentan y para gustos colores.

Lo que sí habéis conseguido es que muchas personas se identifiquen con vosotros, crean en vosotros, más que en ningún representante político, y habéis dado fuerzas a aquellos, que no queremos irnos de nuestro país porque queremos vivir aquí y tener oportunidad de desarrollarnos aquí,  o estamos mayores para empezar en otro sitio, pese a que la política está consiguiendo exportar nuestro talento a precio de saldo y dejar aquí una ecuación que no sale entre población activa y los jubilados. Muchos queremos tener un país mejor donde se aplique el sentido común y no el sesgo de intereses macroeconómicos que está ofreciendo su Agosto  a megainmobiliarias, e inversores extranjeros que se reparten el pastel del país, dejando a los ciudadanos fuera del negocio, obligando a los abuelos a andar varios kms para comprar el pan a 20 céntimos porque con la pensión no llega para alimentar a hijos y a nietos.

¿Para cuando el ciudadano estará en el primer punto del orden del día?  Hoy ni siquiera es un punto en el orden del día… Lo decía la canción: “…Como primer punto del orden del día actualizaremos nuestro sueldo, como segundo punto bajaremos el de los demás”… y recortaremos, y recortaremos, y recortaremos, pese a cada fin de semana miles de personas salgan a la calle, pese a que algunos se pongan en huelga de hambre, pese a que… seguiremos la ruta establecida, porque las encuestas todavía dicen que ganaremos en las próximas elecciones.

Para terminar, Jorge, Alex, Gisela, Alejandro, Juanma, Frank, Juanito, José Luis, Javier, y el resto de los que han estado en huelga de hambre por todo el país, es difícil conocer los datos de todos, muchos de nosotros sí nos acordamos, sí hemos sabido de vosotros y hemos sentido la distancia como un peso, por no poder acercarnos a deciros  GRACIAS.

La vergüenza del silencio de una huelga de hambre

motivos jorgeCada día me levanto, me pongo un café y busco noticias sobre cómo anda el mundo. Que en este país los medios de comunicación no se hagan eco de infinidad de noticias es algo a lo que ya nos hemos acostumbrado. También nos hemos acostumbrado a la protesta pacífica y seguirá habiendo protesta mientras sea pacífica. Una huelga de hambre de 6 personas en el km cero de la capital es pacífica, el silencio de los medios de comunicación resulta violento. Me pregunto donde está la causa de este silencio. Quizás en la reivindicación única de un reinicio total del Gobierno.

Si haces la búsqueda en Google,  sale una primera noticia del diario Publico el 14 del 10, entre el 14 y 17 del 10 se  publica la noticia en El Periódico, Europapress, La Voz de Galicia, Levante, El Correo, Diario Progresista y el resto de publicaciones están vinculadas a organizaciones como el 15 m, juventud sin futuro, Frente cívico, etc., todo esto de 1.570.000 resultados en la búsqueda de motivos Jorge huelga de hambre.

Los chicos con motivos para la huelga de hambre que cada día se hace presente en el km cero de la Puerta del Sol, denuncian el silencio al seguimiento de su huelga de hambre, van a estar allí hasta que la salud se lo permita. En las publicaciones en la red de la última semana no aparece ningún medio de comunicación generalista, todas las publicaciones son de bloggers, organizaciones y otras asociaciones. Imagino que los momentos de flaqueza y la falta de interés general a su causa les habrá llevado a pensar en abandonar, pero ahí siguen, el silencio también sigue y ni un atisbo de humanidad cerca del km cero.

Ante este silencio, me pregunto qué piensa todo aquel que pasa por el km cero y ve un cartel que pone huelga de hambre, con un Jorge que lleva un mes y al que se han ido sumando otras 5 personas que cada día acuden a ese punto para reclamar sin comer un reinicio del país. Me pregunto qué pasa por nuestra conciencia mientras en los debates de televisión todos se centran en los Barcenas, Eres, congresos y refundaciones de partidos  y demás y no se da ni un minuto a esta huelga de hambre que es de todos, porque lo que reclaman no es para su beneficio, sino para el de una sociedad que está dormida y resignada.

El facebook Motivos de Jorge tiene más de 6000 seguidores, pero no es suficiente, sólo evidencia la capacidad de lo que puede conseguir la gente moviéndose en las redes sociales, al igual que el hastag #motivosdejorge y la denuncia de los usuarios de twitter ante este silencio.

Ni siquiera la publicación de este post tendrá mayor efecto que ser uno más del millón y medio de resultados en google, pero no conseguirá que un canal de TV se acerqué al km cero, lugar porque el pasan las cámaras casi tanto como por sus estudios. Sólo deseo darles fuerzas ante este silencio, darles fuerzas, ante nuestra propia cobardía de no poder hacer lo mismo, no ser capaces de ponernos en huelga de hambre, son numerosos los tweets de gente que los apoya y dice sentirse un cobarde por no hacer lo mismo, pues yo soy otra de esos cobardes que no se pone en huelga de hambre.

Puedes ver a Jorge explicando su situación aquí