Hoy en la cocina de Arguiñano: el Des-Prestige con patatas

Arguiñano el primer showman de nuestra Televisión salido de los fogones, después vendría Chicote, ha acompañado a generaciones con sus esperpénticas gafas y monólogos despertando la pasión gastronómica en los hogares del país y mojándose en su cocina de opinión sobre bancos y corrupción, proponía el otro día algo verdaderamente revolucionario: que los telediarios dieran buenas noticias, que las hay cada día. Sin embargo el telediario es como lo fue el periódico El Caso en su día, una aglomeración de desgracias, malas noticias, corrupción, corrupción, corrupción y justicia desproporcionada, pero de esto de dar buenas noticias hablaremos en otro post, hoy vamos al plato que nos ocupa en esta cocina. Sin pelos en la lengua, Arguiñano dijo una frase: “Cuatro hilillos de plastelina, y ahora, presidente”… a lo que Iñaki, el presentador comentó: “11 años y no hay responsabilidad alguna “, y el cocinero contestó: “¿si eran cuatro hilillos de plastelina qué responsabilidad va a haber?” Los hilillos de plastelina, son cómo aquello de “sólo fueron unos trajes”, parece que si se repite algo hasta la saciedad, al final se convierte en verdad. “Cuatro hilillos que contaminaron 3000 kms de costa”, apunta el presentador durante la entrevista con el cocinero en La Sexta Noche.

Prestige, ya sólo el nombre recuerda una casta intocable… e invita a juegos de palabras como Des-prestige, que se ha convertido en titular de algún periódico. Lo cierto es que como dice un tweet,: “Que tu perro llene de caca la playa, 750 euros, llenar de mierda todo el litoral gallego: 0 euros”. La Justicia es como una caja de bombones, como diría Forrest, nunca sabes cual te va a tocar. Las comparaciones son odiosas, decían en Más Vale Tarde los tertulianos cuando uno se atrevía a comparar el fallo del Prestige con la petición de 7 años de cárcel para una pianista que molestaba a su vecina. Sí son casos desproporcionados, pero reales.  Las  toneladas que  habría vertido el “Prestige” al mar (63.000) superan la suma de lo vertido por el Exxon Valdez, 43.000, y el Erika, 10.000. La revista Science (vol.302,2082-2086)  publicó hace 6 años, tres grandes conclusiones sobre los resultados de los estudios realizados durante 15 años sobre los efectos del vertido de petróleo sobre los ecosistemas. Pueden resumirse así:

1) Se ha detectado que persisten hidrocarburos procedentes del vertido 15 años después que éste ocurriese.

2) Los hidrocarburos están presentes en cantidades más altas de las esperadas y en cantidades suficientes para dar lugar a exposiciones crónicas que afectan a la salud, crecimiento y reproducción de las poblaciones de animales de la zona.

3) Los impactos son más evidentes sobre las poblaciones que viven en los sedimentos más superficiales, con los consiguientes efectos directos e indirectos sobre la cadena atrófica.

Este estudio indica que de los 42 millones de litros vertidos por el Exxon Valdez, cerca del 40-45% sedimentaron en el mar, mientras que el que alcanzó los 1.200 kilómetros de costas representó sólo el 7 – 11% del total. A finales de 1993 se estimó que el volumen de hidrocarburos que quedaba en los espacios intersticiales de las costas de Alaska era del orden del 2% del total. Leer más sobre esto. 1200 km de costa afectados por el Exxon Valdez que representaron entre 7-11% del total vertido, frente a los 3000 km de costas afectados en el caso Prestige, aunque depende de las fuentes consultadas esta cifra varía. Tanto en el caso del Exxon Valdez, como en el del Erika, con el Amocco Cadiz, como en de BP en el Golfo de México, hubo causa probada, se encontró a uno o más responsables del accidente y se cuantificaron daños a los afectados para los que se ejecutó indemnización, como explica este artículo en La Voz de Galicia.

Las consecuencias medioambientales del Prestige, 140 playas + 4 parques naturales afectados. Riqueza marina arruinada:

Zona de superficie: almeja, mejillón, percebe.

Zona intermareal: navaja.

Zona infralitoral: pulpo, centolla, lenguado, calamar,etc.

Actividades económicas afectadas: Pesca, marisqueo, cultivos marinos, conservas pescado,producción, comercio y procesos de industrialización, y obviamente el turismo.

Según este estudio de la Universidad de Coruña se estima que 120.000 personas se han visto afectadas directa o indirectamente por el Prestige con un valor de 1000 millones brutos perdidos por año en cuanto a la pesca y una estimación de inversión de más de 12.000 millones de euros para la recuperación e impulso económico de la zona. Otro estudio de impacto ambiental de la U. de Vigo que contempla además el grado de influencia del vertido en materia de seguridad alimentaria. Según este artículo paradójicamente 6 meses después del hundimiento no existía riesgo alimentario. Greenpeace en su estudio de impacto ambiental del petróleo argumenta como daño al ecosistema:

Muerte de los organismos por asfixia. Destrucción de los organismos jóvenes o recién nacidos. Disminución de la resistencia o aumento de infecciones en las especies, especialmente aves, por absorción de ciertas cantidades sub-letales de petróleo. Efectos negativos sobre la reproducción y propagación a la fauna y flora marina. Destrucción de las fuentes alimenticias de las especies superiores.  Incorporación de carcinógenos en la cadena alimentaria.

Los impactos del crudo tienen un efecto de décadas. Un año después del derrame del Prestige la degradación del hidrocarburo fue muy baja, propiciando la contaminación de las costas. Después de 10 años del derrame del Exxon Valdez se demostró que, los peces y mejillones que se distribuían cerca de este derrame todavía estaban expuestos a hidrocarburos residuales en el ambiente. Otro estudio realizado 17 años después detectó contaminación residual proveniente del mismo incidente.

El petróleo o sus componentes pueden entrar en contacto con el cuerpo humano por la absorción a través de la piel,  la ingestión de comida y bebida y, la inhalación a través de la respiración.

Los voluntarios, pescadores y demás personal que estuvieron días recogiendo el vertido literalmente a dos manos hoy pueden sufrir algún tipo de enfermedad bronquial como el asma.  Más de 5 horas expuesto al vertido puede producir dermatitis, bronquitis química o quemaduras, según expertos en toxicología. Según un estudio que cita El Mundo en un artículo del año pasado, los problemas bronquiales de los pescadores y voluntarios expuestos al hidrocarburo, persistían 5 años después de la catástrofe.

Pero aún hay más, el Prestige se hundió con toneladas de hidrocarburo en sus tanques. Pese a que se procedió a un sellado de las grietas, lo cierto es que existe un riesgo real de posibles y nuevas fugas del fuel que aún se encuentra dentro del monocasco a escasos kms de la costa gallega. La información de cuántas toneladas se encuentran dentro del barco hundido tampoco queda muy clara, pero hay que tener en cuenta que según la información que se ha manejado en el momento del accidente el barco transportaba en torno a las  77 mil toneladas, se estima que el vertido fue de 63 mil, por lo que la resta es fácil es probable que todavía contenga miles de toneladas dentro.

Hace unos días comentando con un amigo este tema, me decía que en Galicia, lugar en el que suele pasar todo el verano, algunos clamaban por un Prestige cada 5 años, ¿puede que esto tuviera que ver con que después hubo contratos para limpiar la costa?, tirando de hemeroteca por lo visto hubo cierto despilfarro con el tema de los contratos post-accidente.  Quizás tenga que ver con una serie de promesas e inversiones que Aznar realizó doblando el presupuesto de la Xunta como explica este artículo de La Voz de Galicia,  para invertir en Ave, Carreteras, Naval e incentivos del 40% en la creación de empresas. No. hombre, le digo a mi amigo, esto es como si no nos dieran trabajo para limpiar el monte y lo incendiásemos para que posteriormente se declare la catástrofe  con sus subvenciones correspondientes y de esa forma entrásemos en concurso de contratos de trabajo para limpiar el monte quemado, hacernos a precio de saldo con la madera quemada para convertirla en leña o briquetas y así poder venderla, o simplemente para recalificar los terrenos… ¿En qué cabeza cabe que esto lo haría alguien en su sano juicio cuando todos sabemos lo mucho que le cuesta al monte regenerarse? Que un árbol tarda décadas en crecer, lo mismo que el mar tarda décadas en reponerse del petróleo. (léase esto último con cierto sarcasmo). Sin generalizar entiendo que estos comentarios de particulares son la excepción y no la norma y me atrevería a decir que Galicia está más por el NUNCA MAIS, que por tener un Prestige cada 5 años, pues en 30 estarían cubiertos de petróleo hasta los hórreos de Orense y quizás llegase el fuel a Ponferrada.

Tras unas horas leyendo sobre un caso que he seguido de manera intermitente en el tiempo desde la fecha del accidente, llego a varias conclusiones que coinciden con las declaraciones del cocinero, o de los tweet publicados en este artículo.Una no se llega a creer que 6 meses después no hubiese riesgos para la salud y que la costa estuviese recuperada. Una no puede imaginar cómo se ha llegado a un fallo, como dice Uralde, nunca mejor dicho lo de fallo,  sin responsabilidades a exigir y sin indemnizaciones para los afectados, tanto económicamente de todas las actividades derivadas de la pesca, como a aquellos que han enfermado por limpiar las costas.

Cuando queremos pensamos en cómo afectan las cosas que suceden a la Marca España y según la versión oficial, las huelgas y manifestaciones son una lacra para la imagen de marca del país. Me pregunto si el esperpento al que estamos sometidos viendo el telediario cada día no afecta de igual forma a la Marca, algo de lo que también habló el jefe de cocina. En este caso me pregunto si la sentencia del caso Prestige  puede afectar directamente a la marca España haciendo de efecto llamada a los petroleros, pues accidentarse en nuestras costas no tiene precio, pero no  en el sentido publicitario de la tarjeta de crédito, en un sentido literal, el precio es cero. Ya me imagino al consejo de administración de BP, pensando: “pero, ¿por qué no pondríamos la plataforma frente a las costas de Galicia, en vez de frente al Golfo de México?” Como diría mi abuela, esto son lentejas, como todo lo demás, si las quieres, ahí están, así que  a comerse el Des-Prestige con patatas ahora que no hay riesgos para la salud, porque lo cierto y como anuncian Greenpeace o Equo, es que esto puede volver a ocurrir en cualquier momento aunque se gritase por activa y por pasiva NUNCA MAIS.

Nota: por si quieres  leer más documentación científica sobre el impacto del Prestige, aquí puedes encontrar una serie de enlaces.