Feliz Navidazzzzz Mr. President, Miss Menestra y Mister King… Con-sejero.

Cuando el demonio nada tiene que hacer con el rabo mata moscas He estado sin escribir durante un montón de meses, me puse en Huelga para asegurar mi supervivencia se me agotó la palabra, no me salía, ni siquiera me escuchaba. La garganta enmudeció y el cuerpo se me quedó quieto, sin hacer mucho más que dejar pasar el tiempo desde el día que me levanté hasta los huevos de vivir, Mr. President… Y es que cuando el diablo no tiene nada que hacer… con el rabo mata moscas.

En estos meses en que me di por muerta en las redes sociales, en los que no volví a escribir sobre leyes polémicas, políticos corruptos, videoclips horteras o tertulias televisivas, decidí que sólo tenía un camino para sobrevivir y era olvidarme de todos ustedes, presidentes que niegan la realidad, menestras de la desvergüenza aderezadas con una especie exótica llamada ébola, y todos los reyes y reinas de la pequeña pantalla, de la milla de oro y de los jardines del palacio.

He tenido que aprender a respirar despacio para no intoxicarme con el CO2 de mi ansiedad, he aprendido a mirar para otro lado cuando sale el tradicional anuncio de Campofrío o de la lotería, sinónimo de que el señor está llegando al portal despertando así la epidemia de buenas acciones.

He tratado de no llorar cuando las ancianas claman justicia ante las puertas de su desahucio, cuando otra mujer que no había denunciado ha aparecido muerta  y otro enfermo de hepatitis C muere sin recibir el Sovaldi porque no se lo han recetado.

He tragado hiel cuando el consejero acusó a la enfermera de estar al borde de la muerte por torpe e inútil y he aprendido a no vomitar con la punzada en el estómago que siento cada vez que volteo la cara ante el anciano de manos agrietadas que pide en el semáforo.

He secado mis lágrimas cuando bajo los túneles de la ciudad veo el desfile de mantas con bultos que se mueven debajo a un grado bajo cero y se me hiela la sangre cuando el cuento es un bocadillo en el que hay que imaginarse el queso… pero el problema de salud no es la desnutrición, si no, la opulencia en la que viven los ciudadanos del reino que no saben administrarse y se gastan lo que tienen en televisiones de plasma.

FELIZ NAVIDAZ SEÑORES Y SEÑORAS, asi, con mayúsculas, porque sólo ustedes se han comprado el Reino de los cielos, con tarjetas black, áticos en Marbella, sociedades pantalla y cuentas en Suiza. Así pueden exigirnos pagar impuestos, así pueden atribuirnos el defecto de no llegar a fin de mes, pueden despreciarnos por pobres,vapulearnos por miserables, exclavizarnos con la hipoteca y controlarnos con el mercado de trabajo… porque una vez vivimos por encima de nuestras posibilidades, porque somos la basura que ensucia la postal navideña y ustedes los príncipes del campo de golf, las princesas del mercadillo benéfico, los Reyes y Reinas de este portal en que sus niños Jesuses, jamás saldrán en Hermano Mayor pues no hay nada de malo en tomar champán con la Ceoe mientras se echa una siestecita en el sofá de El Viso y el nene se hace pasar por espía…una chiquillada que hemos hecho todos, porque ¿quién no ha jugado nunca a ser 007? o mejor aún ¿quién no prevaricaría si pudiera?

Feliz Navidaz, porque lo han conseguido, han podido conmigo, ha sido el año en que me he rendido, con el nudo en la garganta el miedo me pudo y sólo espero que esa coalición ansiada por tantos Garzón, Iglesias, Colau, equo, podemos, ganemos, saltemos, gritemos se haga con el compromis de que sea más verde, más ecologista, más feminista, más real, más grande pues parece sólo hay esa esperanza antes de que me echen del todo del país porque aunque llevan demasiado tiempo invitándome a pensar que este no es país para Selmas, me quiero quedar en el lugar en que nací.

Se lo dije el año pasado Señor Dios, ¿se lo pido a usted o al calvo de la lotería?, YO LO ÚNICO QUE QUIERO ES UN REINICIO TOTAL.

Más Íntimo de lo que nadie puede imaginarse

Selmita en el Íntim

Selmita en el Íntim

Esto no es un post sobre nuestro estreno, eso lo haré en unos días, es un post de agradecimiento.

Mi experiencia en el Festival de teatro Cabanyal Intim ha sido algo que difícilmente podré olvidar. Si bien conocía a algunos de los que participan y/u organizan el evento, lo cierto es que durante casi la totalidad del Festival, yo fui esa friky casi desconocida, con una mini camarita grabando todas las obras (menos 3, lo siento por esas 3 que no pude grabar). Hasta el último día que me vine arriba y saqué el ukelele para la fiesta de clausura

Lo cierto es que en paralelo al avance del festival también lo haría una situación personal dura y difícil que suponía una desviación de mis prioridades, una prueba de fuego, con lo que también aumentaría la presión a mi alrededor de muchos de los trabajos profesionales y académicos que estaba realizando. Sumado a todo esto estaba la preparación de mi espectáculo para la clausura del festival que junto con lo anterior supusieron un mundo, hasta el momento en que supe que tenía que prepararme para sobrellevar un fatal desenlace y es que una, ya sabía desde hacía tiempo lo que tenía entre manos y el momento que había llegado.

No quiero ponerme sentimental, pero a principios de año me había dicho que éste, iba a ser un año muy especial para mí, no en vano cumplía 40 años y había decidido tomar las riendas de un camino que me va a llevar dónde deseo estar, sí hablo en pasado porque en ocasiones los planes que hacemos son post-puestos por una realidad aplastante y ni éste va a ser mi año, ni he celebrado por primera vez una gran fiesta de cumpleaños… y lo mejor de todo, no lo eché de menos la semana pasada cuando esa fecha pasó sin pena ni gloria dentro del vendaval que me iba azotando mientras yo me mantenía como un tentempié tratando de no perder el equilibrio.

Finalmente pude realizar muchos de los trabajos que tenía previstos, en el Íntim y fuera, y tuve que dar por fracasados otros. Una es humana y aunque quisiera que el día tuviera 80 horas, no las tiene, pero lo cierto es que poco importaba en ese momento asumir un fracaso, o varios.

De mi trabajo en video, ahora tengo un reto por delante. De mi actuación, ¿qué puedo decir? Sentí tanto calor de la gente que se amontonaba en L´Escorxador que pese a ser esa moza que toca cancioncitas como de misa, con cierto sarcasmo y voz cazallera con ese tufillo a Vallekas, me sentí como en casa, me sentí feliz de estar en un escenario donde la conexión fue mágica y no puedo hacer otra cosa que dar las gracias por ese maravilloso momento que guardo ya como uno de los mejores y que más me han costado por alguna ausencia forzosa que me dejaba un poco coja, un poco sola, un poco ausente.

Gracias a todos lo que me distéis vuestro íntimo calor y empatía. Gracias Isabel, Jacobo, Esther, Pedro, Carlos, Ángela, Javi, Lara, Maribel, Jose y el resto del equipo y voluntarios del Cabanyal Íntim. Gracias al equipo de Cabanyal Z, a Lola, la Plataforma Salvem el Cabanyal, a Lorena por ser una compi de lujo, a mi Naniusky, mi Gitano y mi  Ube sin los que no hubiera soportando la presión de esta pasada semana, porque una sabe que a veces necesita un empujón, una mirada de aprobación, un gesto de empatía, un poco de confianza y todos me la habéis dado. Gracias queridos e íntimos Coachers.

Coaching de Merkadillo para cerrar el Cabanyal Íntim

Imagen

No me lo puedo creer pero estoy en Valencia para clausurar el Festival de Teatro  Cabanyal Íntim. Para ese momentazo me he juntado con una profesional del teatrillo y el Clown, Begoña Rio que da vida a Socorrida Martnez.

Nuestro viaje está siendo accidentado pero YA HEMOS LLEGADO A VALENCIA. Después de la cacerolada que están preparando los vecinos de la plataforma Salvem el Cabanyal dirigida por  Carles Santos, esperadnos en el Escorxador que llegaremos sobre las 21h. C/ Sant Pere, 27 para el estreno de nuestro Coaching de Merkadillo.


https://www.youtube.com/watch?v=yxbb4-Om6ZM&feature=youtu.be