Orgullo de ser manzaperina

bandera_gayMadrid era una ciudad con unas fiestas patronales poco exportadas o exportables si lo comparamos con San Fermín, La Feria de Abril o Las Fallas, hasta que llegó el Orgullo Gay y pronto fue acogida como fiesta grande de la ciudad, fiesta que ahora se pone en peligro por una multa de 160 mil euros. La razón de la multa el exceso de ruido.

Vamos a ponernos en festivos antecedentes. Vivo en una calle valenciana rodeada por 3 fallas. Las Fallas son agrupaciones de personas que hacen su monumento de corcho durante el año, muy bonitos por cierto, y el 19 de Marzo se queman tras permanecer plantado unos días en la calle, para llanto de las falleras. Las Fallas como fiesta duran una semana más o menos, pero los falleros tienen muchos otros saraos  autorizados a lo largo del año:  Presentaciones, fiestas en la calle, con disco-móvil hasta las tantas, calles cortadas para sentarse a hacer sus comilonas, y lo que se me hace  insoportable, la detonación de petardos. Aquí se explotan petardos por cualquier motivo, en cualquier día, bodas, bautizos y comuniones, porqe hoy es hoy, por supuesto en todos los eventos falleros y durante prácticamente un mes antes de las Fallas comienzan a sonar, viviendo los 10 días últimos hasta que arde todo, en un permanente estallido en el que apenas se pueden escuchar 30 segundos seguidos una detonación. En ocasiones te da un vuelco al corazón cuando de repente suena una tira de petardos en tu calle y te tiemblan las canillas del susto porque parece que ha empezado la guerra. Una mascletá, eso es ruido y atronador por cierto… pero a nadie se le ocurre ir a la una o las dos de la mañana a decirle a los falleros que dejen de hacer ruido con los castillitos de fuegos artificiales, y por supuesto aquí no hay multas en ninguna época del año, pese a que se detonan petardos que te arrancan la mano, las cifras de heridos por detonación de petardos en esta comunidad son espectaculares. Ruido también habrá en San Fermín, La Feria de Abril, etc., porque  una cosa está clara FIESTA=RUIDO, aunque unas sean más ruidosas que otras.

Me pongo en el lugar de los vecinos de Chueca que no pueden dormir, tanto me pongo en su lugar,  que yo tampoco puedo dormir, ni trabajar, ni pasear a mis perros a los que además tengo que dar ansiolíticos para paliar el estrés que les producen los petardos durante un mes fallero.  Si no me puedo largar de la ciudad que es lo hacen los que no son falleros y tienen una segunda residencia cerca de la ciudad, huyen en Febrero y vuelven casi en Abril. Asumo que para los vecinos de Chueca es molesto, como lo es para los vecinos que viven en cualquier plaza de pueblo cuando se planta la verbena que acaba a las 4 de la mañana.

Dicho esto, entiendo que las fiestas son parte de la cultura de una comunidad, Las Fallas traen a Valencia a un millón de visitantes, a nadie en su sano juicio se le ocurriría multar a la Junta Central Fallera por exceso de ruido, pese a que hay personas y animales que sufren de ansiedad durante un tiempo continuado y muchos agradeceríamos que no se detonasen petardos hasta que se planten las Fallas en la calle. Pese a mi sufrimiento, defiendo que la Fiesta es cultura.

Teniendo en cuenta, que la alcaldesa ha defendido estoicamente la candidatura de Madrid para los Juegos Olímpicos, pese a las mofas del cup of café con leche, y en general en el país hemos apostado por los macroeventos como medio de negocio, pues resulta llamativo, como dicen las malas lenguas,  que no se cuide una fiesta que genera beneficios, mejora la imagen de la ciudad que tiene una parte de mojigata de mantilla y misa difícilmente exportable a ese turismo de elite que se pretende motivar.

Aplicando una lógica neoliberal, querida alcaldesa, la fiesta del Orgullo le interesa, deja dinerito, atrae a la ciudad a ese turismo acomodado, sin muchas cargas familiares y acostumbrado a fundir pasta allí donde van. Además,  la fiesta del Orgullo ha sido asumida por gran parte de la población heterosexual que siente el Orgullo como suyo por ser una fiesta aperturista, integradora, colorida e incluso divertida. No sé si lo sabe, pero no todo el que viene al Orgullo es o debe ser Gay, lo que sí es cierto es que todos los que acuden, están de acuerdo en que tienen los mismos derechos que LGBT, se sienten plenamente integrados en la comunidad LGBT, y apoyan que LGBT no sean tratados bajo prejuicios obsoletos. Estos son ciudadanos del siglo XXI, que es donde estamos por cierto y demuestran que la ciudadanía está más avanzada que la política. Además en términos de marketing la imagen que aporta a la ciudad un Orgullo como el de Madrid, es moderna, actual, integradora, europea, que eso nos encanta y hace competir a Madrid con ciudades como Berlín o San Francisco, ¡Ohh yeah! 2017 Madrid Fiesta del Orgullo Mundial, venga, alcaldesa, ¿no ha pensado el gran negocio que está detrás?, ¿no ha pensado el empujón que le dará a la ciudad de Madrid? y lo mejor de todo, no se necesita inversión de campos de fútbol, ni de polideportivos, ni villas olímpicas. Sólo  permitir que el Orgullo se celebre. Le digo todo esto porque como le interesa tanto generar negocio en la ciudad de Madrid y le preocupan los empresarios que se ven damnificados por las huelgas y otras circunstancias que les impiden generar ingresos, pues esta es una oportunidad para que hoteles, restaurantes y tiendas, incrementen sus ingresos con la afluencia de visitantes con dinerito rico, rico y ganas de gastar. Según AEGAL, el Orgullo genera  más de 110 millones de euros para la ciudad de Madrid, con un impacto positivo sobre la actividad comercial y hotelera, que alcanza el  100% de ocupación en la semana del Orgullo, y un aumento del 30% del gasto en comercios. Como comentó Juan Carlos Alonso, secretario general de la asociación de empresarios: “Hay que destacar la creación de cientos de puestos de trabajo, así como la afluencia masiva de visitantes: según el propio Ayuntamiento es el acontecimiento que más turistas atrae a la ciudad de Madrid“.

Además, con lo bonito que se pone todo con tantos colorines, las drag queens con sus espectaculares trajes, que ya compiten con el carnaval tinerfeño, la gente dándose amor incondicional (algo tan cristiano), las carrozas por la ciudad como los reyes magos, los  arcoiris, las canciones de Karina, Camilo Sesto, Paloma San Basilio e incluso la más grande folklórica, Rocio Jurado… no me diga que no está bonito Madrid con tantos colorines, si parece una guardería.

Sé, querida alcaldesa, que no han tardado en vincular sus declaraciones sobre el matrimonio homosexual con las multas, ¡qué malintencionada es la gente! Aquellos que lanzan teorías conspiranoicas  poniendo en relieve su carácter conservador, ¿quieren decir que boicotea una fiesta que seguramente deja más dinero en Madrid que la verbena de la Paloma? Todo porque aludió a la ciencia con aquel asunto de las peras y las manzanas, ¡qué tikismikis es la gente! Deben entender que usted es una persona atareada. ¿Cómo va a estar al día de los avances de la ciencia cuando dirige el destino de millones de madrileños? La ciencia avanza a un ritmo vertiginoso, directamente proporcional a las inversiones en I+D,  ni siquiera con su equipo de asesores, llegarían a tener conocimiento de todos los avances como el injerto de  árboles pues eso es cosa de agricultores y quizás es competencia de la consejería de agricultura. Qué injusto es ahora que saquen a colación lo que usted comentaba acerca del matrimonio homosexual, con esa parábola de que si se junta una pera y una manzana no pueden dar nada porque son componentes distintos. Como sé que no tiene mucho tiempo,  voy a ponerle un ejemplo, la manzana con el tomate da el Redlove (qué bonito nombre), y los que lo han probado dicen que está delicioso con sus propiedades antioxidantes y todo. El Redlove ha iniciado su camino hacia la comercialización, según indica el artículo. Pero hay más ejemplos de frutas híbridas como el Peacharine (melocotón y nectarina), el Tangelo (mandarina y pomelo) o el Aprium (ciruela/albaricoque), con lo que igual la manzaperina está más cerca de lo que nos creemos y es que la ciencia es algo impresionante. Quizás quiso decir algo que es cierto y nadie le puede negar, de forma natural dos mujeres o dos hombres no pueden tener un hijo, pero miles de matrimonios  heterosexuales tampoco pueden, debido aun aumento misterioso de la infertilidad en los últimos años y  tienen que acudir a la ciencia para ello. Eso si deciden ser padres, porque tampoco es algo obligatorio para poder casarse, ¿o sí lo es?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s