Selma estrena Sexo en Vallekas

Voy a ponerme sería por unos minutos, al fin y al cabo la ocasión lo merece y la emoción de hoy, día previo a mi estreno se ha cruzado con la amargura de ver las noticias a la hora de comer, justo después de terminar una preciosa sesión de fotos con mis Ewoks. Se me ha atragantado la comida con los dramas que suceden a nuestro alrededor y es que el desmantelamiento de una forma de vida que primero nos vendieron, convenciéndonos de que nos lo podíamos permitir, ahora es el golpe de gracia que nos condena a una lenta agonía… Hoy me he sentido culpable, le diría al Señor Presidente si pudiese hablarle a la cara, por ser mínimamente feliz y sufrir con el telediario la desesperación contra la que, nos dicen, poco se puede hacer… Sí, lo confieso, soy empática.

Soy feliz porque tengo unos amigos por los que daría la vida, son pocos, justo los que hace unos meses apoyaron mi moción: Hacer un poco de comedia ante tanto desasosiego. Un reto, por supuesto, por encima de nuestras posibilidades, limitadas por mileuristas, parados, y con inteligencias bastante del montón… Hablo sobre todo de mi, Presidente, soy Selma Tango, barriobajera y Folklórika punk de voz cazallera que sobrevive en Sexo en Vallekas, y mi forma de hacer frente a la desolación ha sido tratar de ofrecer a la gente algún motivo para sonreír, en vez de atiborrarme a diazepam, cada vez que veo el telediario porque, le confieso, hacía demasiado tiempo que yo no sonreía…

Soy feliz porque hacer esta serie me ha dado enormes momentos de risas con personas que lo están pasando realmente mal… para que me entienda, me pone más contenta que esas personas dejen de pensar en el paro, la factura de la luz, o la lista de la compra unos minutos, a que nos aseguren ustedes en rueda de prensa que baja la prima de riesgo por su infalible política económica, cosa que ya no cuela.

Soy feliz porque ustedes me mostraron el camino para la felicidad: tener lo menos posible y cuidar mi mente, pues como pobre que soy, es lo único que realmente poseo. Soy feliz porque veo cada día a mis Ewoks disfrutar de lo poco que necesitan, comida, agua y muchos mimos y porque estreno mi humilde y pequeña serie de 12 capítulos. Gracias a Karola, sin ti no sería Selma. Txonin, eres una luz que me ilumina. Pepa, como mami y como actriz. Ube, sin ti no soy nada. Alber, eres más que mi hombro, eres mi dignidad. Wero, por tus textos y Capitán, por el apoyo. Antu por dejarte liar y por estar. Turista Optimista, tu disco es la mejor terapia en estos tiempos. Sonia, por haberte mantenido con el paso de los años. Fanny por tu improvisado nerviosismo. Tonin porque siempre crees en mí. Gracias a todos los amigos que me han animado desde siempre a escribir, cantar, actuar, y hacer el titiritero perroflauta, porque sin ellos no sería la que soy. Gracias Presidente y políticos por recordarme con su crisis, aquello que me enseñó mi abuelo en mi más tierna infancia, que mi sitio está abajo y mi deber es ser consciente de ello para sobrevivir con dignidad, es decir, luchar para seguir viviendo y esta es mi forma de luchar aunque, como Groucho Marx con los principios, yo también tengo más.

 Imagen

Epitafio del año 2012

Selma fin de añoQueridos amigos, no vayan a rezar a la virgen por conseguir un trabajo, pues esa señora no tiene línea directa con el BCE, FMI, PPSOE,CEOE, y todas las siglas que usted desee poner a continuación. No pidan el deseo para el nuevo año con las burbujas del champán y el tanga rojo, pues no pueden interceder entre usted y el banco para evitar el deshaucio, todas las rogativas que hagan mirando al techo iluminados por el espiritual espíritu navideño se ahogarán con el 2012 en licor, bailoteo, el que baile y producirá una espantosa resaca de comida, dulce y alcohol que se arrastrará durante un 2013 que se ha anunciado como duro, austero y a juzgar por el año precedente, con más palos y mermas importantes en nuestra capacidad social… Pero seamos optimistas, hay que mirar adelante, con un ojo puesto en la realidad, hay que soñar como única terapia para poder sobrevivir a tanta hostia lloviendo de todos los sitios, hay que seguir caminando, luchando, creciendo y aprendiendo de lo que hemos hecho mal. Por mi parte, no rezaré, no pediré deseos, sólo seguiré creciendo, regando mi huerto interior, cuidando a mi Ewoks, rodeándome de las personas que me dan un motivo para seguir, informándome de lo que quieren que me entere x todos los medios posibles, cuantos más puntos de vista, mejor, porque la verdaz está tan oculta y enterrada que hemos de aprender a interpretar qué es lo que esconde lo que nos cuentan… Eso sí, les deseo que la fuerza les acompañe, porque la fortaleza es el bien más preciado en estos tiempos aciagos… Ahora mismo estamos en la batalla del abismo de Helm y el anillo pesa en el cuello de Frodo … todavía nos queda un paseito para llegar a minas Tirith, tirar el anillo, acabar con los orcos, y volver por fin al paraiso de Hobbiton… ahhh, no, que Hobbiton es ciencia ficción, ¡qué putada!